JuanOtero

Sitio web de La Nueva España

Se acabarán las marcas de calidad globales

Por Juan Otero, el 4 de Octubre de 2008

Como todos sabéis mis alojamientos Campondeantrialgo, dejan de pertenencer a los alojamientos que abandera el Icte para pasar a defender mi propia marca RV. En el próximo post, comentaré esos 10 mandamientos que tiene y no debe tener una marca como la Q de calidad, que la hacen año tras año más indefendible entre los profesionales del turismo. Y lo digo porque lo vivo en primera persona, primero como empresario y luego como desarrollador de marcas. Y ojo, porque no es la única marca que hace esto y que puede empezar a sufrir en los próximos años.

Quizás me guste más hablar de dedicación que de calidad. Una marca es un intangible que tanto el empresario como el cliente sienten en sus procesos todos los días. La dedicación no depende de un curso, ni de un proceso, y economiza bastante la necesidad diaria de tu negocio. Cuando lanzamos RV, nuestra propia marca, que empieza a ser conocida y solicitada,  demostramos que no damos doctrina, no colocamos placas como premios, y no basamos nuestra estrategia en procesos obsoletos, tediosos, comerciales y poco futuristas. El resumen, es que varias empresas y asociaciones de prestigio, se interesan por nuestro proyecto.

Hablamos en primera persona, somos empresarios que vivimos en el turismo rural, que trabajamos este negocio todos los días, y que no tenemos un despacho ni ubicación fija, al cual tienes que llamar para pedir cita. No, nuestra marca te permite decidir día a día, y cambiar día a día. No somos consultores que solo hemos estudiado Marketing o Economía,(que también lo hicimos entre otras cosas),trabajamos en un ente público, y aprovechamos lo que han contado otros para contarlo nosotros. No, invertimos en el medio rural, llevamos muchos años emprendiendo, y tenemos un reconocido prestigio como empresarios del sector. Este prestigio nos lo ganamos día a día en la calle, no en un despacho.

Las marcas globales se acabarán. Se acabarán, porque ya no es posible defender a muchos desde lugares poco conocidos. El cliente, o sea yo, cambio todos los días, y quiero que me den soluciones todos los días. Quiero que me aporten rentabilidad a mi inversión, no a su inversión. Quiero que demuestren que una visita al año, y una placa en mi puerta, no es suficiente para sobrevivir. Como en todos los trabajos, el problema reside en la burocracia de la propia marca. Cuando implantas una marca nacional o regional, encuentras posibilidades que benefician a tu negocio, y que podrán ser percibidas por el cliente como un lugar que hace las cosas diferentes y en el que estaré mejor. Como en todos los trabajos burocráticos, los papeles se convierten en tu objetivo, y cuando el papel es el eje de un intangible, este termina archivándose por sí solo. Es más, a los clientes les da lo mismo.

Las marcas globales pasan a ser intangibles en ubicaciones poco dinámicas. Pasan a ser reconocimientos por trabajos que ni tan siquiera el cliente percibe. Y no digo el cliente final, al que en muchos casos le da igual. Digo al cliente de la marca, al que siente que su apoyo se basa en una negada comercialización invertida en los canales no apropiados, y con una planificación de medios excasa o nula. Al menos, no tengo la planificación anual que hace una marca que es apoyada por la Secretaría de Turismo, que posibilita mucho dinero al año.

Las marcas globales se acabarán, porque todos somos particulares. Porque a todos nos gusta que las ubicaciones vendan sensaciones diferentes, porque sino demuestran una economía más personal y menos global, no interesarán a nadie, porque no puedes basar tu relación con los clientes en una placa y una auditoría anual, porque las auditorías que benefician a una empresa, no pueden costar lo que cuestan a una subcategoría como el turismo rural, porque los papeles están obsoletos y el control de tu alojamiento está en el mundo online, porque los procesos para defender una marca no son los que eran hace 10 años, porque no se pueden necesitar una preparación exhaustiva para adquirir unos procesos y abandonarte a tu suerte hasta el año siguiente, porque no se puede ser corporativista en las empresas auditoras, porque la imagen de un producto que no te ayuda más lejos de lo que siempre he llamado PPB(pay per brand), va en contra de la economía de mercado, porque en las marcas no puede existir funcionariado, sino personas que sepan como transformar tu alojamiento en una ubicación con futuro.

Se acabarán las marcas de calidad globales, en favor de las marcas personales, las marcas a medida, y los estudios particulares. Estos que necesita el cliente para sobrevivir, y estos que no tienen las marcas globales porque su burocracia no les permiten cambios quizás por la buena rentabilidad que han adquirido haciendo las cosas al revés. Los tiempos cambian y las marcas deben cambiar. Los clientes de las marcas quieren un trato personal, que les enseñes como mejorar día a día en comunicación, en Tic, en RRPP, en Redes sociales, etc, pero eso de rellenar papeles por rellenar y pagar auditores por pagar, tiene los días contados.

Este es mi prólogo a lo que será mi post sobre mi salida de la marca Q de calidad. En breve, expondré claramente los diez mandamientos que hace la marca, y los diez que debería hacer, o sea lo que están haciendo algunos empresarios y entes, y lo que no deberían hacer. Todo ello, fomentado por una economía errónea, poco rentable y con beneficios para….. Supongo que serán como del cielo a la tierra. Y esto, lo dice un empresario de Turismo, no un teórico del marketing….

    Technorati Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

    Comentarios Comentar Trackback

    3 Comentarios

    1

    Muy interesante, como siempre. Esperamos tu proximo post

    2

    @David, En breve, los 10 mandamientos

    saludos
    Juan

    3

    Buenos días Juan. Muy interesante lo que planteas, pero no estoy nada conforme. Creo que lo ídilico es lo que comentas, que una marca sea rigurosamente tratada y dirigida al cliente final. Eso es algo muy tedioso y árduo, pero sería lo perfecto. Sin embargo pecas de afirmar que la Q u otras marcas de calidad son equiparables a lo que expones, y deberías reflexionar sobre la idea de que una marca de Calidad Turística como lo es la Q, lo único que pretende es estandarizar sistemas y procesos claves para el desarrollo principal de una empresa turística, sin olvidar que la marca certifica que esa empresa ha puesto medios y medidas para desarrollar ese sistema y que tiene voluntad para, posteriormente, llevarlo a cabo con riguroso convencimiento. Si posteriormente ese establecimiento no lo hace, ahí ya es como si tu por tu cuenta decides no declarar a hacienda o algo similar, es algo propio del establecimiento en cuestión y que sin duda, recaerá en contra suya en un futuro no muy lejano.
    Gracias.

    Deja tu comentario

     

     

     


     

    PREVISUALIZACIÓN DEL COMENTARIO

    Juan Otero


    Mi Identidad 2.0

    • Flickr
    • YouTube
    • Twitter
    • Technorati
    • LinkedIN
    • Facebook
    • Dopplr
    • Delicious
    • Xing
    • Netvibes
    • Friendfeed
    • LastFM
    • Tumblr
    • identi.ca
    • Diigo
    • Pownce
    • Clipmarks
    • blip.tv
    • My status

    Turismoas en LinkedIn
    cargando...
    Sígueme en http://twitter.com

    Mis Fotos

    Empresas fundadas

    Turismoas RuralValue

    Empresas participadas

    Ideas al Cubo Consulting y Desarrollos Tecnológicos
    Juan Otero Rionda on Facebook
     

    Juan Otero:Diario de un Rural Worker está gestionado con WordPress

    Entradas (RSS) y Comentarios (RSS).

     

    Creative Commons License

    JuanOtero: Diario de un Ruralworker by Juan Otero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 España License